LA LIBERTAD DE TRABAJAR DESDE DONDE ESTÉS.

Lider TLC.

Es muy común en mi, que la última semana de cada año la aproveche al máximo para hacer una especie de evaluación de los últimos 12 meses que están por terminar, y el nuevo que está por llegar; y esta vez no ha sido la excepción.

Este 2016 ha sido un año de muchas alegrías, logros, metas cumplidas, satisfacciones; y sobre todo, de decisiones que han traído muchas bendiciones a mi vida.
También ha sido un año en el que llegó una enorme sacudida en mi vida, que de pronto sucedió; de esas cosas que no te esperas que sucedan; pero que con la ayuda de Dios superaremos: La salud de mi mamá.

Y te comparto todo esto, porque a raíz de esta desagradable sorpresa, es que más valoro tener la libertad de trabajar desde casa. Gracias a Dios y a esta maravillosa oportunidad que nos ofrece TLC (Total Life Changes), es que tuve la gran ventaja de acompañar a mi mami en su operación y todos los días que estuvo hospitalizada; he podido estar al pendiente de su recuperación, estar con ella y apoyarla al máximo.

Estando en el hospital, pude vivir de cerca las limitaciones que un empleo te da, al ver a personas que llegaban a visitar a sus enfermitos de prisa porque tenían que regresar a la oficina, porque estaban en su hora de comida, o porque "el jefe" les permitió solamente por un momento ausentarse del trabajo.

Conozco esa desesperación y frustración de querer partirse en 2, para que una parte vaya a la oficina y la otra pueda quedarse en el hospital cerca de sus seres queridos; años atrás lo viví, cuando era empleada, y es horrible sentirse así.

Afortunadamente, esta vez ha sido totalmente diferente. Esta sensación de tranquilidad, de saber que podría disponer de mi tiempo para estar al lado de mi mami y de la familia, no tiene precio.

Me siento bendecida de no tener que depender de que "un jefe" me indique si puedo o no disponer de mi tiempo. Me siento bendecida de que mi negocio internacional va a donde voy yo. Me siento bendecida de tener la libertad para disponer de mi tiempo y compartirlo con quien yo decida y cuando lo decida, sin tener la enorme preocupación de dejar de ganar un sueldo. Por esto y mucho más, me siento muy bendecida este 2016; y sé que con la ayuda de Dios, este 2017 será un año sensacional.

Y tú, ¿también eres libre? ¿Puedes al igual que yo disponer de tu tiempo? Si tu respuesta es si, te felicito.
Si por el contrario, a ti te gustaría, o anhelas libertad en tu vida; te invito a que te unas a mi equipo HOY MISMO. Nuestra próxima meta es BENDECIR A 1000 FAMILIAS con esta maravillosa oportunidad, y nada me daría más gusto, que una de ellas fuese la tuya.

No te estoy pidiendo que renuncies ahora a tu empleo actual, simplemente te invito, a que te des la oportunidad de iniciar tu propio negocio, que podrás desarrollar en tus ratos libres, sin descuidad a tu familia, trabajo; y que podrás desarrollar desde tu hogar o desde cualquier lugar donde te encuentres. Y así, llegará el día en que al igual que yo, y como muchas personas en el mundo; puedas ser libre...

...Libre económicamente, libre de deudas, libre de decidir qué hacer con tu tiempo y con quien compartirlo, libre de decidir que platillo pedir en el restaurante, libre de decidir el lugar y el número de días de las vacaciones para ti y tu familia, libre de decidir la ropa y zapatos que usarás, libre de ayudar a otras personas o causas, y un largo etcétera.

Te mereces vivir para disfrutar la vida, no para trabajar. Recuerda, nadie en su lecho de muerte ha pedido 10 minutos más de vida para regresar a la oficina.


Bendiciones abundantes para ti y tu familia este 2017.

Un abrazote, les quiero harto.